Seleccionar página

El senderismo es una de las actividades más practicadas en España. Según un estudio de la Federación Española de Montaña y Escalada, 4 millones de personas en España realizan regularmente este deporte (casi el 10 % de los españoles), que ha alcanzado una gran popularidad y se ha convertido en un reclamo turístico para un segmento de la población.

Su éxito radica en la facilidad con la que cualquier persona, independientemente de su preparación física, puede iniciarse en un ejercicio que combina la actividad deportiva y turística. El senderismo es un deporte que se realiza, principalmente, en entornos rurales y permite ejercitarse al aire libre y en contacto directo con la naturaleza.

Cabe destacar que no se trata de un deporte de competición, sino que es una actividad que contribuye a llevar un estilo de vida más saludable y que aporta múltiples beneficios a la salud física y mental de las personas. Los especialistas recomiendan caminar un mínimo de 30 minutos al día, cinco veces a la semana, para preservar la salud. Este deporte, adaptado a diferentes niveles y asequible para cualquier persona, facilita la posibilidad de cumplir con las premisas básicas de salud.

El senderismo es, por lo tanto, un deporte abierto a cualquier persona y que se puede practicar en cualquier lugar y momento del año. Además, se trata de una actividad sencilla de realizar, que no supone ningún peligro y con un coste económico muy reducido.

 

60.000 kilómetros de senderos homologados

La pandemia provocada por el coronavirus ha supuesto un vuelco a las rutinas de todo el mundo y también afectará a los planes de muchas personas durante el verano. Las complicaciones para poder viajar y las recomendaciones a la hora de realizar deportes de contacto reducen drásticamente las alternativas para disfrutar del verano.

En este sentido, el senderismo se posiciona como uno de los mejores planes para aquellos que quieran escapar de la ciudad y, a la vez, cuidar su cuerpo sin riesgo a contagiarse.

En la actualidad, España cuenta con más de 60.000 kilóemtros de senderos homologados, señalizados y conservados, gracias al trabajo de las federaciones de excursionistas y montañistas. Esta labor contribuye a mejorar las condiciones de quienes practican senderismo por cuenta propia y a través de opciones guiadas.

Este tipo de rutas se dividen en tres grupos en función de su longitud: los Senderos de Gran Recorrido (G. R.), con más de 50 kilómetros y pensados para recorrer en 2 jornadas; los Senderos de Pequeño Recorrido (G. R.), cuya distancia oscila entre los 10 y los 50 kilómetros que se pueden recorrer en 1 o 2 jornadas; y, por último, los Senderos Locales (S. L.), con menos de 10 kilómetros y pensados para los iniciados.

Sin embargo, existen otro tipo de senderos clásicos o rutas populares que pueden no estar homologadas.

 

Las mejores rutas de la Comunitat Valenciana

El interior de la Comunitat Valenciana cuenta con parajes naturales de gran encanto, que se fusionan con sus pueblos, sierras y ríos. La posibilidad de descubrir esta zona de la región valenciana, más alejada de los focos turísticos del litoral, puede presentarse como un gran atractivo para captar visitantes este verano.

Además, la orografía de la Comunitat Valenciana es perfecta para la práctica del senderismo, complementada con la señalización de una serie de rutas adaptadas a todos los niveles, con excelentes vistas y disponibles para hacer durante cualquier escapada.

El Parque Natural del Penyagolosa, ubicado en la provincia de Castelló, dispone de tres rutas diferentes para descubrir el pico del Penyagolosa (1.800 metros), el segundo más alto de la Comunitat Valenciana: la primera recorre el Barranc de la Pregunta, paralela a la pista forestal; la segunda permite subir hasta la cima del pico; y la tercera, circular, está dispuesta para vislumbrar la cara sur del pico.

La Ruta del Agua, en la localidad de Chelva (Valencia), es un sendero circular de 8 kilómetros de longitud alrededor del río Chelva, con paradas en diferentes puntos de interés. Además, esta ruta también recorre la playeta de Chelva, el paso de los Olinches y los cuatro barrios históricos de la localidad.

La Ruta de los Puentes Colgantes, en Chulilla (Valencia), es una de las excursiones más bonitas que se pueden realizar en la provincia. El sendero, de 12 kilómetros de longitud, se inicia en la pequeña localidad de Chulilla y discorre por las Hoces del Río Túria, un cañón excavado por el agua durante miles de años. A través de sus puentes colgantes, la ruta dirige a sus visitantes hasta el pantano de Loriguilla, donde termina.

Por último, la Ruta Mirador de El Garbí permite disfrutar de uno de los paisajes más imponentes de la Comunitat Valenciana en familia: las vistas de la Sierra Calderona desde El Garbí. Este pico, ubicado entre las localidades de Segart, Serra y Nàquera, cuenta con un mirador muy popular en la provincia y al que llegan distintas rutas. La ruta más sencilla, desde el Pla del Garbí, no llega a los 2 kilómetros de longitud.