Seleccionar página

El verano es una época complicada para muchos padres, que no saben qué hacer con sus hijos durante las vacaciones escolares. La mayoría de ellos optan por apuntarlos en alguna escuela de verano o enviarlos a un campamento, mientras que otros recurren a familiares cercanos para que se hagan cargo de su cuidado mientras ellos trabajan.

Este año, además, el problema se ha acrecentado debido a la pandemia provocada por la Covid-19, que obligó a cerrar los colegios en marzo. Desde entonces, miles de niños y niñas de la Comunitat Valenciana han tenido que permanecer confinados en sus casas. En total, han sido 90 días de reclusión en los que los padres han tenido que compaginar su vida personal y profesional, a la vez que daban rienda suelta a toda su originalidad para mantener ocupados a sus hijos.

Los niños y las niñas han dado un ejemplo de comportamiento durante el confinamiento. A lo largo de todas estas semanas, los más pequeños han ayudado en casa y han tenido que aceptar la situación, sin poder salir a la calle ni ver a sus amigos. Han sido tres meses sin escuela, actividades extraescolares ni posibilidad de salir a la calle a jugar con otros niños.

Ahora, con la llegada del verano y la vuelta a la “nueva normalidad”, los padres y las madres no deberían volver a encontrarse con las mismas dificultades para lograr que sus hijos canalicen toda su energía. Así pues, es importante que encuentren formas para compensar todo el ejercicio físico que no han podido practicar estos últimos meses.

 

Las alternativas para practicar deporte

El deporte es una actividad fundamental para el desarrollo correcto de los niños y las niñas, tanto a nivel físico como mental. Practicar deporte es muy beneficioso para las personas y más todavía en las primeras etapas de la vida, en las que el cuerpo todavía está en formación. Además, es importante educar a nuestros hijos e hijas en un estilo de vida saludable, además de mantener unos hábitos y unas rutinas correctas para su desarrollo y el cuidado de su salud.

El verano es el momento ideal para que los niños conozcan nuevas modalidades deportivas y desconecten de sus rutinas diarias, como ir a escuela o realizar actividades extraescolares. El buen tiempo y las horas libres deben ser alicientes más que suficientes para que se mantengan activos durante todo el día. Sin embargo, siempre se deben tener en cuenta los peligros de practicar una actividad física al aire libre durante el verano y, por ello, es recomendable evitar las horas centrales del día, permanecer siempre bien hidratados, usar protección solar o vestir una ropa cómoda y un calzado adecuado.

La propagación del coronavirus nos obliga a cambiar nuestros planes para el verano. A diferencia de otros años, este verano no se podrá practicar deporte con grupos de amigos ni jugar partidos de fútbol. Pese a ello, esta puede ser una buena opción para descubrir nuevos deportes y aficiones.

Diversos estudios confirman que la propagación del virus es menor en el agua y la arena, por lo que realizar deportes acuáticos puede ser una buena alternativa este verano; por otro lado, podemos aprovechar esta coyuntura para descubrir la geografía propia de la Comunitat Valenciana, sin tener que viajar muy lejos, a la vez que practicamos deporte en familia con rutas de senderismo o en bicicleta.

Por último, es importante recordar que se pueden realizar juegos en entornos controlados, con grupos reducidos y respetando las medidas de seguridad establecidas por las autoridades sanitarias: mantener la distancia de seguridad, usar mascarilla y cuidar la higiene personal.